Saltar al contenido

De madre gordita a modelo revela como lo logró

Louise Gibbs, de 31 años y oriunda de Oldham, Greater Manchester, una vez fue una talla 10, pero aumentó a lo largo de cada uno de sus embarazos, con Emily-Grace, 11, Aurora-Rose, cinco y James, un año.

Esta madre soltera que se hinchó hasta alcanzar una talla (size) de 22 durante sus tres embarazos reveló el secreto detrás de su nuevo e impresionante estómago plano: pasear a su carrito de bebé.

Después de años de comer patatas fritas, chocolate y pavo…, ella finalmente inclinó la balanza a 18.

Ella confesó: “Si escuchaba las campanadas de la furgoneta de helados, salía de la casa como una bala.

“No pude salir a comprar una botella de detergente, sin recoger una barra de chocolate”.

gordita leyendo en una tablet

Pero luego, antes del bautizo de James en septiembre de este año, se dio cuenta de que tenía que cambiar -desesperada para usar un vestido de talla 14-.

Terminó yendo más allá de su objetivo y teniendo que coser el vestido por la cintura.

Insiste en que el secreto de su asombrosa transformación está en empujar a James en su carrito.

“Siempre me gustó caminar, pero de repente, con el buggy a cuestas, estaba caminando por todas partes, al menos 40 minutos al día”, explicó.

“Dejaba a los dos mayores en la escuela, luego me iba. Realmente me ayudó y vi que el peso disminuyó”.

Aunque tenía una figura delgada antes de tener hijos, la madre de tiempo completo Louise admite que el embarazo tuvo un efecto dramático en su talla.

Mira también cómo eliminar la celulitis de una vez por todas

Al criar a sus hijos solos, a menudo se encontraba demasiado ocupada como para cocinar sus propias comidas, confiando en cambio en la comida rápida.

“El desayuno estaba bien, tendría cereal. Pero la cena consistió en papas fritas de chippy y una coca cola “, recordó.

Por la noche, cuando los niños estaban en la cama, Louise comía aún más.

Ella agregó: “Yo comía chocolate, patatas fritas, pasteles, todo, mientras veía la televisión”.

Para cuando James llegó en septiembre de 2016, Louise llevaba una talla 22 y se sentía “muy triste” con su talla. Pero, al acercarse la Navidad, sus planes de dieta se suspendieron.

“Pensé que no tenía sentido tratar de perder peso en Navidad, con todas las delicias”, dijo. “Me llené la cara con una gran cena de Navidad y comí muchísimo. La familia compró una gran cantidad de chocolates”.

También te puede interesar estos trucos para combatir los antojos

A medida que se acercaba el Año Nuevo, Louise tomó la resolución de adelgazar.

Louise Gibbs 4 De madre gordita a modelito; revela cómo rebajó
Entre enero y abril de 2017, se las arregló para rebajar sola, pero su dieta todavía era terrible, compuesta de comida chatarra y aperitivos.

“Comía de todo”, dijo. “Un montón de comida chatarra”.

Luego, en abril de 2017, desesperado por recibir consejos sobre cómo estar saludable, se unió a su grupo local de Slimming World.

“Cambié mi cereal azucarado por Weetabix y fresas, la cena era una ensalada de pollo y el té era casero”, dijo.

A continuación, Louise comenzó a caminar, empujando a James en su carrito.

Ahora, ella es una talla 12 esbelta una vez más y tiene un Índice de Masa Corporal (IMC) saludable, la medida de la grasa corporal basada en la altura, por primera vez en una década. Anteriormente, su IMC era 33, que el NHS clasifica como obeso.

Desde que perdió peso, Louise luce tan diferente que las personas que conoce desde hace años no la reconocen.

Louise también se ha sentido halagada por los pequeños compañeros de clase de sus hijos en Aurora-Rose.